Taller de creatividad por Junior Miguez

Nunca pensé que la tarde podría llevarnos a un viaje hacia el interior de los alumnos de mediación. Lo había visto en acción, pero nunca pensé que se mimetizara de esta forma con los mediadores profesionales en pleno proceso de mediación, para hacer de lo sencillo algo extraordinario.

Jamás había visto crear una ciudad llamada “utopía” sólo con los sueños de aquellos que pensamos que un conflicto puede ser una oportunidad para convivir mejor. No podía creer que una simple mancha de café podría ser un logro puesto al servicio de quienes nos ilusiona ayudar a los demás, por el simple hecho de apostar por “la cultura del acuerdo”.

Mucho menos podía pensar que, con nuestra limitaciones, podríamos construir una canción de rap, tan sólo con la unión de frases que bullían de la cabeza de cada uno, entorno a “Salam Malecum un bello camello del color del betún”.

Sí amigos, os hablo del taller de creatividad que ha impartido mi buen amigo Junior Miguez, sí ése que llegó al nº1 de Los 40 principales con Down. El tema que pertenecía a su primer álbum, El príncipe de los gatos. En aquellas canciones su sentir flamenco se mezclaba con sus vivencias urbanas creando una fusión que, por aquel entonces, llamó la atención.

Actor en  la serie de televisión Upa Dance, Junior cantaba pero también bailaba. Era coreógrafo de profesión y, aunque se ganó las críticas de los raperos más puristas, logró hacerse un hueco en el difícil mercado de la música.

Salir de la zona de confort

Pues bien, desde que logramos “ficharlo” como conductor del Taller de creatividad del Diploma de Especialización en Mediación y Gestión de Conflictos de la Universidad Loyola Andalucía, creó expectación en lo que podría ser y hacer como “dueño” de una “olla a presión donde bulle todo tipo de creatividad”.

Con paso firme y sin miedo a que lo académico nublase su sentir, fue desgranando la importancia de sentirnos nosotros mismos, de conocernos y de saber que nuestra zona de confort no es más que una isla que nos aísla de todo lo que podemos hacer.

Los salvavidas para salir de «esa isla» y que nos permitan nadar hacia lo desconocido y crear, se llaman “compromiso”, “sensibilidad”, “conocimiento” y atrevernos a jugar, soñando con qué es lo que queremos ser de mayor.

Sentirse mediador

De este increíble taller y de cómo sentirse mediador, concluimos con el sentimiento de los asistentes hacia esta profesión, sentimientos que he decidido reproducir aquí, dada la brillantez de los alumnos:

  • Me ayuda a pensar, reflexionar y volver a la inocencia.
  • Recopilar herramientas personales y apostar por el respeto a otro.
  • Mirar de diferente manera las cosas y a través de los ojos del otro.
  • Salirse de las reglas sin miedo.
  • Ser más flexibles y ver una oportunidad donde los demás ven un problema.
  • Salir de tu propia comodidad.
  • Tener menos miedo a vivir un conflicto.
  • Apostar por gestionar y no tanto por resolver.
  • Ser atrevido en el futuro y con ello tener perspectiva e ilusión en cosas nuevas.
  • Producir un cambio en la actitud de evitación de un conflicto.

Gracias a Junior Miguez por este taller de creatividad y a todos los alumnos por su aportación.

«Tener un estilo de vida y sentirse mediador».

Francisco Javier Alés

Francisco Javier Alés

Abogado, Mediador y Profesor de Loyola Executive Education. Director del Diploma del Especialización en Mediación y Gestión de Conflictos, Director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales y Director de la Escuela Sevillana de Mediación. Conferenciante y ponente en numerosos foros y universidades. Coautor del Libro "La Magia de la Mediación".

One thought on “Taller de creatividad por Junior Miguez

  1. Pasamos una tarde maravillosa, Junior es puro entusiasmo, tiene esa magia para cear. Me fascino conocerlo, gracias por ese fichaje tan acertado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *