Paciencia y hallaremos la paz a través de la ciencia

Cómo utilizar la paciencia en mediación.

Tras un intenso partido que solo se pudo ganar a última hora, escuche a Sampaoli, actual entrenador del equipo de mis amores decir, “hemos tenido mucha paciencia para madurar el encuentro” “y quiero recordarle a los periodistas que esa palabra se compone de Paz y de Ciencia”. Y no dude en pensar lentamente en escribir este post.

Si  nos vamos al diccionario, la paciencia se define como “ la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos  y dificultades para conseguir algo con posterioridad”.

Si acudimos al origen latino del concepto, podemos ver que procede del  latín pati, que significa sufrir. Incluso la palabra “patiens”  se introdujo al castellano como “paciente”, término que utilizamos para hablar de quien de alguna forma está en un hospital porque se encuentra enfermo.

La paciencia en mediación

La paciencia es un rasgo que consigue que las decisiones se deban tomar con la perspectiva del tiempo.

Pero en mediación esa gran virtud que supone la paciencia, en ningún caso puede suponer, dejar que las cosas ocurran sin hacer nada, o aguantando situaciones adversas, como muchos piensan. Mas bien todo lo contrario.

En mediación, paciencia significa trabajar de forma más intensa, por conseguir aclarar ese interés común que llevaría a construir el inicio de un futuro acuerdo. Eso solo se hace con mucha constancia, esfuerzo, poniendo “lentamente a fuego de cocción” las emociones, los sentimientos, respetando “cada condimento”.

Reaccionamos en muchísimas ocasiones de forma repentina ante las adversidades, siempre con el “salvavidas” de decir lo siento si nos equivocamos u ofendemos, pero en mediación nuestra estrategia debe llevar a conseguir la suficiente paciencia para deconstruir el conflicto y reconstruir las relaciones como dice el Profesor Calcaterra.

La “ciencia” que nos debe llevar a la “paciencia”, supone un equilibrio entre lo ocurrido en el conflicto, que nos llevaría a esa otra palabra que tanto usamos y que pocas veces vemos: ser asertivos; la gran clave en la mediación.

Difícil, claro que sí. Pero sirve en todos los ordenes de la vida, y se aprende, por supuesto, al igual que crece el ser humano. Un recién nacido llora desconsoladamente sin parar para conseguir lo que quiere y los padres nos ponemos nerviosos porque, no tiene paciencia.

Conforme vamos creciendo nos vamos dando cuenta de esta gran virtud para nuestros días. Mi padre al igual que otros muchos, me decía: “Javier cuenta hasta diez antes de decidir nada”. Cuantos árbitros en el deporte se equivocarían menos si tuvieran “paciencia” a la hora de señalar una infracción y analizaran en breves segundos lo ocurrido, los gestos de los intervinientes en la infracción y las consecuencias de ello.

Por eso amigos, debéis/debemos tener paciencia, sin que eso signifique quietud, todo lo contrario, esfuerzo por decidir en su momento lo más adecuado y con ello ser cada día más libres, y ¿por qué no? Más “inteligentes” porque tenemos “más ciencia”. Los problemas serán más manejables y, seguramente, durarán menos tiempo.

Por eso… ¡Bienvenido a la Paz y a la Ciencia de la mediación!

Francisco Javier Alés

Francisco Javier Alés

Abogado, Mediador y Profesor de Loyola Executive Education. Director del Diploma del Especialización en Mediación y Gestión de Conflictos, Director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales y Director de la Escuela Sevillana de Mediación. Conferenciante y ponente en numerosos foros y universidades. Coautor del Libro "La Magia de la Mediación".

One thought on “Paciencia y hallaremos la paz a través de la ciencia

  1. Muchas gracias Javier, es importante recordar lo que dices, sobre el origen de la palabra paciencia y cuando un enfermo está con el médico se somete a su observación. El médico lo observa y va determinando la enfermedad y la forma de aliviarlo, María Cecilia Guzmán Sañudo mediadora privada 174 de la Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *