Pensar en tiempos revueltos, mediación en tres dimensiones

mediacion en tres dimensiones

El conflicto supone momentos de ansiedad,  incertidumbre y no saber qué hacer. Por eso, pensar en esos momentos que las emociones han aflorado no es fácil. Requiere mirar más allá y sobre todo pensar en tres dimensiones.

Es por eso que las personas actuamos instintivamente, con lo que en otros artículos he llamado, nuestro sexto sentido la mayor parte del tiempo, es más fácil y rápido. Si de por sí es difícil pensar, hacerlo en tiempos revueltos, cuando es más necesario, lo es más.                                                             .

Analizar qué pasó en su relación se convierte en algo fundamental y, sobre todo, dónde desean ir las partes implicadas en el conflicto. Por eso podemos decir que nuestra misión en una mediación es ser agentes de viaje en la vida de los protagonistas para acompañarles en el trayecto, que comprende cómo se encuentran y cómo quieren estar en el futuro. Con ello percibimos la realidad del camino a recorrer, que obstáculos existen y la dirección a seguir en relación al espacio y tiempo.                                                  .

Llegaremos a reproducir mentalmente objetos que se han observado. Ver el conflicto en diferentes circunstancias. Conseguir que una imagen fija cobre vida en tres dimensiones, nos hace encontrarnos en un espacio nuevo en el que el reconocimiento y la de-construcción del problema será más fácil.

La alquimia de la mediación: mediar y pensar en tres dimensiones

Anticiparse a las consecuencias de cambios espaciales y adelantarse e imaginar o suponer cómo puede variar el conflicto y la relación de las personas implicadas, que sufre algún tipo de cambio con nuestro trabajo, es la alquimia de la mediación. Por ello entiendo que debemos mediar y pensar en tres dimensiones.

Es aquí donde me viene a la mente un libro, que me regalaron hace muchos años, que se llama El ojo mágico. En el mismo hay fotografías, a veces hologramas que, tras un tiempo mirando y pensando, aparece una figura nueva tras él. Dicen los expertos que pensar de forma bidimensional supone ir de un lugar a otro utilizando un camino único, con un pensamiento lineal donde una situación es asociada a otra, y se busca la causa de la relación entre una y otra.

Es verdad que existe esta relación concreta causa-efecto entre estos dos elementos cuando analizamos un problema, pero también lo es, que no se consideran otros factores lo suficientemente importantes que son parte de una ecuación más grande.

El ejemplo más importante para poder explicarme y que el lector entienda mi mensaje está en el deporte. Cuando en un partido de baloncesto, fútbol o cualquier otro deporte, un equipo juega contra otro, la relación bidireccional es clara, ambos luchan por conseguir sus objetivos que no es otro que doblegar al contrario, por eso nunca vemos tres equipos a la vez jugando entre sí.

La mente humana parece entender mejor y reconocer el dualismo en el contexto de uno contra uno. En un partido de tenis, el espectador(en nuestro caso «el observador de un conflicto»), el modelo en dos dimensiones es claro, va de un lado al otro en el debate, el diálogo o la discusión. Por eso, apuesto por  entender una mediación en tres dimensiones.

Siguiendo con el ejemplo del deporte debemos ir más allá, no quedarnos en el partido en sí entre dos equipos, sino pensar más en el campeonato, en la posibilidad, por ejemplo, de unos playoffs, que representa una interpretación más tridimensional de los objetivos a conseguir.

Los mediadores en la gestión del conflicto en 3D

Es ahí donde entramos los mediadores, en esa interpretación en 3D de lo ocurrido, sobre todo por dos razones muy poderosas:

  • el mediador ha de sentirse parte del camino de gestión del conflicto
  • somos nosotros, quienes de forma totalmente objetiva, podemos ver «más allá» donde las partes no alcanzan a ver porque el problema les ciega.                                  .

El pensamiento en tres dimensiones cuando nos encontramos en «tiempos revueltos»,  no se detiene en la relación uno y otro, sino que trata de identificar otro escenario, ver más allá. Nos ofrece la libertad de pensamiento para poder salir de un callejón sin salida, rompiendo las cadenas que atan a las partes.

Por eso, empecemos por nosotros mismos … ¿Eres capaz de ver más allá en este dibujo? Si es as, estás en el camino, si no, no dudes en venirte con nosotros para aprender a ver en tres dimensiones.

Francisco Javier Alés

Francisco Javier Alés

Abogado, Mediador y Profesor de Loyola Executive Education. Director del Diploma del Especialización en Mediación y Gestión de Conflictos, Director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales y Director de la Escuela Sevillana de Mediación. Conferenciante y ponente en numerosos foros y universidades. Coautor del Libro "La Magia de la Mediación".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *