Hacer posible lo imposible en mediación

Habilidades del mediador para hacer posible lo imposible en mediación

Unas veces porque hay que tener ¡cuidado con los “vampiros emocionales”! Otras porque la frase más utilizada por nuestros mediados es “lo veo imposible». Y, en otras ocasiones, porque somos nosotros mismos quienes ponemos límites a nuestro esfuerzo sin que nadie lo haga y creemos que no seremos capaces.

Las personas debemos aprender que en nuestra profesión y en nuestra vida hay que tener sueños e intentar conseguir cumplirlos.

Normalmente, soñamos con grande metas y deseamos llegar muy lejos en nuestras aspiraciones. Pero desafortunadamente. nuestros sueños no siempre se cumplen y eso nos produce mucha frustración.

Convertir lo imposible en posible

Esta es la realidad, si no cumplimos nuestros sueños creemos que no será posible conseguirlo en un futuro inmediato. Eso nos obceca, no nos deja disfrutar del día a día y, por tanto, nos aleja de cumplir los objetivos. Por eso, siempre recomiendo que nos marquemos un gran y amplio horizonte.

Ese lugar donde se encuentran nuestros sueños, representado por el cielo, y la realidad que vivimos, representado por la tierra. Ir a por ello, a por nuestro  futuro, nuestros sueños, nuestros objetivos.

Ahí es donde aparece la palabra imposible, esa palabra que cuando trabajamos en una mediación parece enmarcarnos en un “callejón sin salida. ¿Y como podemos salir de él? ¿Qué hacer? Nuestra profesión de mediador se centra en convertirnos en una “agencia de viajes a través del conflicto y los deseos de quienes confían en nosotros” y convertir lo imposible en la “posibilidad” de estar mejor gracias a lo ocurrido.

Imposible, piensan, porque ya lo intenté. Imposible porque se rompió la comunicación. Imposible porque no sé que hacer. Imposible porque veo el futuro muy negro. Imposible porque me encuentro mal. Es muy difícil, es imposible, nadie puede hacerlo.

Esta es la realidad de un conflicto, un futuro incierto e imposible de resolver y ponemos en manos de terceros la decisión que hay que tomar. ¿Y si nos encontráramos con una profesión que nos ayude a ver posible lo imposible por nosotros mismos? Esta es la mediación. Apasionante, difícil, pero reconfortante porque no hay nada peor ante la adversidad que no actuar.

Sueños rotos y aspiraciones frustradas

Si te limitas a esperar que otros te solucionen el problema, nunca podrás dejar en el pasado lo que considerabas imposible. Si quieres solucionar tu problema y no inicias a recorrer el camino que te lleve a gestionarlo siempre pensarás que es imposible, cuando en realidad es que no quieres recorrer el camino porque te encoges de hombros.

Cada vez son más comunes esos cuadernos en tiendas de todo tipo, que te dan frases motivadoras, que los abres y están con hojas en blanco que debes “escribir tú”,  donde puedes reflejar frases, calendarizar actividades, recordatorios de lo que debes hacer.

Hay quien lo llena de sus primeras poesías cuando dejan volar su mente. Yo te animaría a que reflejases aquello que consideras imposible conseguir y luego, como si de una hoja de ruta se tratase, hicieras el esfuerzo de escribir por qué piensas que es imposible y qué intentaste antes de llegar a esa conclusión.

Quizás te sorprendas cuando lo leas, lo mucho o poco que hiciste, pero sobre todo lo que quizás te queda por intentar para conseguirlo. Cuando tienes una agenda, tachamos los días que vamos cumpliendo y las tareas que vamos consiguiendo. Aquí se trata de, para conseguir tus sueños, reflejar y tachar lo que vayas consiguiendo o pensando, es más que probable que podemos acercarnos más y mejor a nuestros objetivos que pensábamos era imposible.

Déja que los mediadores demos rienda suelta a nuestra imaginación y te ayudemos a gestionar tu conflicto que pensabas que era imposible, pero ojo, nuestra misión no es resolverlo, sino ayudarte a que tu mismo recorras ese camino para resolverlo.

Te sorprenderá lo bien que lo haces, porque tal día como hoy ,querido lector, está naciendo esa persona que conseguirá que nos transportemos de un lugar a otro sin necesidad de ir por carretera, tren o avión… ¿Qué es imposible? Yo creo que no. Suéñalo y verás.

Francisco Javier Alés

Francisco Javier Alés

Abogado, Mediador y Profesor de Loyola Executive Education. Director del Diploma del Especialización en Mediación y Gestión de Conflictos, Director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales y Director de la Escuela Sevillana de Mediación. Conferenciante y ponente en numerosos foros y universidades. Coautor del Libro "La Magia de la Mediación".

2 thoughts on “Hacer posible lo imposible en mediación

  1. Buenas tardes. Dejo un comentario porque me parece apasionante lo que acabo de leer. En la vida hay dos caminos, el camino «del intento», y el camino del «no puedo». El primero es el dificil, y el segundo es el fácil. Cuando cogemos el camino de no puedo es porque damos por hecho de que lo que vamos a realizar es imposible que lo consigamos. Pero entonces, ¿nunca lo intentas?.
    Lo que acabo de leer es pura motivación, y la verdadera realidad. Lo imposible existe y todo el mundo está motivado por dos cosas: ganar algo o evitar algún dolor. La mayoria de las personas escogen la opción de evitar el dolor, simplemente por miedo o por temor a que algo no funcione como quieren. Dejemos esto a un lado y comencemos a buscar la absoluta gratificacion de cumplir nuestros sueños con ayuda de la Mediación.

    1. Gracias Lucia, fantástica aportación de alguien que como siempre piensa en positivo y antepone una sonrisa a cualquier problema. Asi eres y asi te queremos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *