Diez tópicos y diez verdades sobre la mediación

 

Estamos viviendo una época en la que se reclama el auge de la mediación, no solo para descongestionar tribunales, sino por esta maldita pandemia que nos ha tenido confinados en cualquier parte del mundo y los conflictos continúan, irresolubles por más que en este tiempo hemos comenzado a valorar cosas que teníamos olvidadas.

Por eso me atrevo a lanzar mensajes que nos haga pensar, ¿todo es mediable?, ¿todo el mundo al igual que en cualquier otra profesión, puede ser mediador? ¿de verdad la mediación es la solución a los problemas de la justicia? ¿somos conscientes de lo que supone el esfuerzo de mediar? ¿estás dispuesto a sacrificarte para aprehender lo que supone esta profesión?… estas y muchas otras preguntas que cada uno la responda y saque su conclusión, nada tiene que ver la “actitud” con la “aptitud”.

En este sentido y con la misma pretensión de reflexionar, me gustaría hablaros de los “típicos tópicos” de la mediación y sus verdades:

1.- El primer tópico nos habla de que la mediación es una alternativa a la resolución de disputas: ¿pero de verdad es así?. Alternativa es el arbitraje, el cual lo incluyen todos en la denominación conjunta de “Alternative Disopute Resolution” (ADR), junto a la mediación o la conciliación.

Si es asi, una alternativa, esto presupone la existencia de unas vías principales de resolución de conflictos y por tanto las alternativas no lo serían. Al igual que en las carreteras hablamos de vía principal y vías secundarias para llegar a algún lugar.

La verdad es que no es así, ya que la mediación tienen principalmente un carácter complementario, y asi se lo hago ver a mis mediados, pueden acudir a cualquier vía, sin que ella sea excluyente de renunciar a ninguna otra

2.- Se dice que es “un método de resolución de conflictos”, es decir induce a creer que lo que buscamos es eliminar el conflicto y resolverlo definitivamente, mientras que en la mayoría de las ocasiones la “supresión” no es factible o incluso, ni deseable o recomendable.

La verdad es que nuestra misión consiste en GESTIONAR el conflicto que les enfrenta y TRANFORMARLO de una forma positiva, para que de las cenizas del mismo vean una oportunidad de cambio

3.- Nos plasman en todas nuestras formaciones que el mediador es un tercero, neutral, imparcial, objetivo… ¿Os habéis plateado definir estas cualidades que parecen la misma?.

Yo creo que no es la realidad. El mediador no está alejado del conflicto, es más lo trabaja como si fuera propio, asumiendo una función de enlace, puente o canalizador de la comunicación, revelando la posibilidad de triangular en el proceso y además la confianza puede verse aumentada si es alguien conocido y respetado por las partes. Incluso como digo muchas veces, hasta propone varias alternativas para que los mediados piensen, valoren, analicen y decidan por si mismos. Es un guía que viaja con ellos.

4.- Cuando hablamos de nuestro trabajo, decimo que el proceso es informal.

¿Pero de verdad lo es? O más bien debemos decir que es flexible pero perfectamente estructurado. Es decir, se sabe cómo, cuando y de que forma trabajar, lo único que ocurre es que se adapta nuestro trabajo al caso. Es un proceso camaleónico, de hacer un traje a medida a cada asunto, pero sabemos perfectamente como hacer el patrón y que piezas elegir. Eso significa también que puede coexistir en espacio y tiempo mediadores profesionalizados y mediadores naturales. Los primeros saben la formalidad del proceso, los segundos intuyen la misma.

5.- La mediación es una mera negociación asistida, donde los profesionales trabajamos en la búsqueda del acuerdo

Pienso que la verdad es que, la formación de mediadores se inicia con técnicas de negociación, potenciando sus habilidades, pero, también nos servimos de la discusión, el diálogo, el debate, la refutación, ya que podemos decir que no todo es negociar

6.- La intención de la mediación es a través del proceso llegar a un acuerdo.

La verdad es que NO SOLO ES  llegar a un acuerdo. Es más, el objetivo primordial no es llegar a un acuerdo, sino brindar un proceso en el que las partes indaguen en las opciones para GESTIONAR el conflicto

Para ello tenemos que preguntarnos…¿Alcanzaron un buen nivel de comunicación?, si es así, se va produciendo esa frase mágica entre ellos de “lo entiendo aunque no lo comparto” y por tanto crean un nuevo espacio de diálogo.

No debemos exigir el cumplimiento de lo que se acordó. No es nuestra misión. Por eso, si es necesario es porque en algún momento se forzó el pacto, quizás porque olvidamos que tan solo tenemos que gestionarlo, ya que el acuerdo es una consecuencia de este trabajo y no el fin único.

7.- La mediación es un método o técnica. ¿tan frio lo consideráis?

Quien me conoce sabe que me apasiona decir que la mediación es un “arte”. El arte sugiere creación, originalidad e innovación; la técnica eficiencia, precisión y sistematización.

Un trabajo artesanal, paciente, creativo, para conseguir que quienes estén entre “la espada y la pared”, encuentre una puerta o una ventana donde ver una oportunidad. Por eso no podemos aplicar siempre las mismas “recetas”, por lo que la mediación es una práctica artesanal.

8.- Estamos ante un proceso de transformación (incluso se llega a acuñar un modelo transformativo)

No es falso, como digo al principio es un tópico, pero no solo es un proceso de transformación sino también educativo. Cuando mediamos a su vez estamos educando a las partes (de ahí la importancia de la incorporación de pedagogos, educadores, trabajadores sociales) para que “sepan a partir de ahora que hacer cuando no sepan como actuar”.

Asi conseguimos la transformación del medio social, la mejora de las relaciones, un aprendizaje desde el cambio personal y un crecimiento, cuya percepción es conseguir “estar mejor” que hasta ahora.

9.- Es un proceso de comunicación, es más nuestra formación se basa en la pregunta, la comunicación verbal y no verbal.

Si bien es cierto este tópico, típico, se trata de restablecer la comunicación o mostrar una manera efectiva de comunicarse, pero también de entender los muchos conflictos que te afectaran en tu vida y realizar una introspección personal, que te llevará a la toma de decisiones.

10.- Y por último el tópico de los tópicos: La mediación es más barata, más rápida y descongestiona los tribunales…

¿Seguro?. ¿Habéis tenido casos sencillos y rápidos?, ¿la tozudez de los mismos les ha llevado a cansarse o no querer seguir porque están gastando mucho dinero en varias sesiones? ¿el litigante opta por mediación?

Sabéis que me gusta re-pensar continuamente nuestra maravillosa profesión de mediador, porque no dejamos de aprender nunca. No me gusta que se venga a la mediación bajo el tópico de la economía o la descongestión de juzgados,

La verdad es que quiero que estés conmigo y que me demuestres… QUE MERECE LA PENA QUE YO TE DEDIQUE MI TIEMPO.

Dedicado a todos esos mediadores y mediadoras que ahora están viviendo esta pandemia y que aman esta profesión.

Francisco Javier Alés

Francisco Javier Alés

Abogado, Mediador y Profesor de Loyola Executive Education. Director del Diploma del Especialización en Mediación y Gestión de Conflictos, Director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales y Director de la Escuela Sevillana de Mediación. Conferenciante y ponente en numerosos foros y universidades. Coautor del Libro "La Magia de la Mediación".

One thought on “Diez tópicos y diez verdades sobre la mediación

  1. Verdaderamente pienso que el valor de nuestro trabajo se encuentra en esta ultima gran reflexión en que Javier resume en algo tan importante como «MERECE LA PENA QUE YO TE DEDIQUE MI TIEMPO», y mi tiempo, no solo como profesional con todos mis saberes, mi tiempo personal con empatía por las personas y su problema, por las personas y sus vínculos, desde la mirada comprensiva de todos los involucrados, trabajando conscientes de que la interdisciplina nos ayuda eficazmente a contemplar el problema en y desde distintas miradas que en su conjunto, nos permiten un abordaje integral de las situaciones que llegan a nuestra mesa (o pantalla) completando aquellas dimensiones que no podemos ver por nuestras propia limitaciones.
    La cooperación, el trabajo colaborativo, la interacción con profesionales de distintas ramas nos permite aprender y comprender toda situación agregando valor y potenciando la capacidad de acompañar y ayudar a las partes en el proceso.
    El objetivo no es el resultado de un acuerdo, es el trabajo de gestión del conflicto como dice Javier, que aqueja a quienes nos buscan, agregando valor a las relaciones, aportando con nuestras herramientas , nuestra creatividad y ciencia, nuestro tiempo nuestra preparación para cada particular, la posibilidad de que las personas se auto reconozcan frente a la situación y reconozcan al otro, en sus propias necesidades, emociones y expectativas y las mismas, en los demás.
    Crear y recrear juntos una visión positiva de la crisis, re pensar en las nuevas oportunidades que las crisis pueden llegar a traer en la mesa de mediación o en la pantalla compartida. La frase «lo entiendo aunque no lo comparto o que dice, me lleva a pensar en una frase que me acompaña desde siempre en mis relaciones, que es puedo no estar de acuerdo en lo que dices , pero daría lo que fuera para que puedas expresarte. Eso ya es un gran logro, ya que a partir de allí podemos concluir que fuimos artesanos de un nuevo destino en la posición de la persona, no solo para el caso que lo aqueja si no para su nueva forma de pensar a futuro, con respeto por las diferencias y la diversidad de pensamiento, que lo lleve a la tolerancia y a la buena convivencia.
    Valorar nuestro trabajo, empieza primero por casa, valorarnos (y en esto JAVIER ES UN GRAN MAESTRO) va a conducirnos a que quienes lleguen a nosotros valoren nuestro trabajo y el trabajo del equipo que nos acompañe, el tiempo que dediquemos y el esfuerzo por comprender la complejidad de las situaciones, la valoración que cada parte tenga sobre ese conflicto, que grado de importancia tiene ese conflicto para su vida, que emociones y que sentimientos traen esas situaciones a cada persona y con que emociones y que sentimientos se van luego de nuestra intervención.
    No es fácil, ni rápido ni sencillo , es un trabajo de gestión de situaciones que para le gente que nos convoca es el problema que muchas y diría la mayoría de las veces, les quita la paz para seguir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *